"Invierte en todo aquello que un naufragio no pueda arrebatarte"
Proverbio
Organizaciones Saludables y Rentables
Sep23

Organizaciones Saludables y Rentables

Aunque pueda parecer extraño, en realidad el objetivo número uno de toda empresa es el bienestar y la prosperidad de las personas (accionistas, clientes, empleados, staff, etc.). ¿Por qué? Porque ganar dinero se asocia a bienestar y prosperidad. Podemos decir entonces que ganar dinero es un medio para conseguir el verdadero fin en las organizaciones. El problema deviene cuando se utiliza la ganancia económica como única estrategia o medio para conseguir el bienestar, confundiéndose con el fin. Entonces es cuando, paradójicamente, la organización se convierte en fuente de malestar en lugar de bienestar, porque trata de ganar dinero “a costa” de las personas y no en su beneficio. Los estudios realizados por la psicología social (y la experiencia) nos demuestran una y otra vez que el bienestar económico es necesario pero no suficiente para conseguir el bienestar completo de las personas (especialmente en las culturas occidentales). Esto se ha demostrado ampliamente a través de numerosos estudios relacionados con lo que se ha llamado “La paradoja de Easterlin”.  La paradoja de Easterlin Se refiere al hecho de que el crecimiento de la renta por persona, y por tanto, del bienestar en términos de bienes y servicios, no viene acompañado por un crecimiento similar del sentimiento subjetivo de satisfacción con la vida que la población declara en las encuestas al efecto*. Y es que una vez cubiertas las necesidades básicas para sobrevivir en esta sociedad, necesitamos añadir otros tipos de bienestar para sentirnos plenos. La relación bienestar-rentabilidad en las organizaciones Podemos clasificar el bienestar en dos grandes categorías (Bisquerra, 2013): Bienestar objetivo. Estaría incluido el bienestar material, físico y social. Bienestar subjetivo. Estaría incluido el bienestar emocional y psicológico. Son necesarios, de forma equilibrada, ambos tipos de bienestar (objetivo y subjetivo) para producirse un completo estado de satisfacción personal. De modo que una organización que busca el bienestar de las personas de forma saludable y equilibrada, con el bienestar económico, incorporará también a su estrategia corporativa no solo el bienestar material sino también el físico y el psicosocial. Cuando se actúa de esta manera se produce otra paradoja, la empresa comienza a ser mucho más rentable económicamente y de manera sostenible. Es decir, cuando se equilibra el bienestar objetivo y subjetivo, el desempeño y la productividad de las personas mejora por extensión la cuenta de resultados. ¿Cómo lo hacemos?   Es importante que la empresa fomente hábitos saludables, basados en la regla de las 4 D’s: Dieta (alimentación equilibrada). Deporte (ejercicio aeróbico regular). Descanso (facilitar pausas y hábitos de recuperación). Diversión (gamificación, sentido del humor, actividades extra laborales). Pero es especialmente importante que la empresa incorpore lo que yo llamo una “estrategia emocional corporativa” como ventaja competitiva....

Leer más