"Invierte en todo aquello que un naufragio no pueda arrebatarte"
Proverbio
Amabilidad para Colorear el Mundo
Ago31

Amabilidad para Colorear el Mundo

Ser amable y generoso tiene una importante dimensión moral de la que no tenemos dudas. La religión y la filosofía han dado muestras de ello. Lo que la investigación científica ha aportado recientemente es la prueba de que practicar la amabilidad es bueno para el que la recibe, para el que la practica y también para el que es testigo de ella. Mostrar amabilidad genera emociones positivas en uno mismo y en los demás, y mejora la salud física y mental. Una ventaja considerable de la amabilidad es la influencia que tiene en la autopercepción. M.C. Clark sostiene que los actos amables incluso favorecen la sensación de que nuestra vida tiene sentido y valor. Un estudio publicado en la revista Emotion por la Asociación Americana de Psicología señala que realizar actos de generosidad puede ayudar a las personas con ansiedad a sentirse más auténticas y seguras de sí mismas. Un detalle, una sonrisa, atender las necesidades de alguien o prestarle ayuda pueden ser actos sencillos que, sin embargo, generen un gran impacto en el bienestar propio y de los demás. Haz la prueba. Cede el paso cuando vas conduciendo, sostén la puerta del ascensor cuando veas a tus vecinos cargados con las bolsas de la compra, sonríe cuando des los buenos días a las personas con las que te relacionas. Trata de aportar un momento de amabilidad a los demás con tu presencia y notarás su efecto. Los preadolescentes son más felices cuando actúan con amabilidad, según sugiere una investigación reciente que estudió a chicos y chicas de 9 a 12 años de edad, y que consiste en una comparación realizada durante 4 semanas entre los niños que trataron a alguien con amabilidad y los que simplemente visitaron unos cuantos lugares agradables. Los niños más amables no solamente dijeron que eran más felices al final de estudio, sino que era más probable que sus compañeros quisieran pasar más tiempo con ellos que con los del otro grupo. “Los hallazgos sugieren que una actividad prosocial sencilla y relativamente breve puede incrementar el vínculo entre los compañeros de clase”, según la autora del estudio, Kristin Layous, psicóloga e investigadora de la Universidad de California. Sonja Lyubomirsky, investigadora, experta, profesora de la Universidad de California en Riverside, EEUU, y referente internacional en el ámbito de la Psicología Positiva, nos aconseja cómo poner en práctica nuestra amabilidad: Elige un día de la semana para ser amable. Los resultados de sus estudios demuestran que los mayores aumentos en felicidad los tuvieron los sujetos que eligieron un día de la semana, y ese día, hicieron un gran acto amable nuevo y especial, que les sacaba de su...

Leer más
Solidaridad en favor de la Humanidad
Feb27

Solidaridad en favor de la Humanidad

Cada vez es mayor la evidencia científica de los beneficios que tiene la solidaridad para alcanzar y disfrutar de una vida más satisfactoria, más plena y más feliz. Contamos cada vez con más estudios que reflejan las ganancias de los que muestran conductas prosociales y altruistas en favor de los demás, frente a los que muestran conductas más hedonistas y egoístas prefiriendo la autogratificación en favor de sí mismos. Tanto es así que este comportamiento llega a provocar cambios a nivel genético. Una prueba más de que lo que sentimos, pensamos y hacemos tiene una manifestación clara en nuestro yo más físico, considerado “inmutable” durante gran parte de nuestra historia. Prueba de ello es el estudio del equipo de investigadores, liderado por Steven Cole, de la UCLA, y Barbara L. Fredrickson, de la Universidad de Carolina del Norte, quienes solicitaron a 80 voluntarios sanos completar un cuestionario online donde se les preguntó por qué se sentían satisfechos con sus vidas. A continuación, los investigadores tomaron muestras de su sangre para analizar sus glóbulos blancos. Encontraron que los diferentes tipos de felicidad generan efectos diferentes en el genoma humano. Dividieron las clases de felicidad en dos, en función de si la felicidad provenía de hacer cosas por los demás (altruismo) o para uno mismo (hedonismo y egoísmo). Ambos tipos de felicidad pueden coexistir, aunque siempre prevalecerá una sobre la otra. Resultó que: La felicidad altruista: resulta más beneficiosa para nuestro genoma. Mostraron perfiles de expresión genética muy favorables en sus células inmunitarias; tenían niveles bajos de expresión de genes antiinflamatorios y una expresión fuerte de genes antivirales y de anticuerpos. La felicidad hedonista y egoísta: resultante de, por ejemplo, gastar nuestro dinero en caprichos para nosotros. Presentaron perfiles exactamente opuestos; tenían un perfil de expresión genética adversa que incluía una alta expresión de genes inflamatorios (relacionada con el desarrollo del cáncer, la diabetes y enfermedades cardiovasculares) y una baja expresión de genes antivirales y de anticuerpos. Esta estrategia de premiar a los seres humanos más altruistas frente a los egoístas a través del cambio en la expresión génica es muy probablemente impulsada por una estrategia evolutiva que contribuya al bien común: solidaridad en favor de la humanidad y, secundariamente, en favor de uno mismo. Voces para la Paz, Músicos solidarios, se constituyó en el año 98 impulsada por Juan Carlos Arnanz como una asociación independiente de ayuda humanitaria que utiliza la música como medio para realizar y apoyar proyectos que contribuyan a la erradicación de la pobreza y a la mejora de las condiciones de vida de las personas y comunidades más vulnerables y desfavorecidas. Un excelente ejemplo de solidaridad. Al parecer, hubo un problema de sonido que...

Leer más