"Invierte en todo aquello que un naufragio no pueda arrebatarte"
Proverbio
Ama Bien
Feb14

Ama Bien

A menudo escucho en mi consulta: “yo sé que me quiere mucho pero me siento mal en mi relación de pareja”. Y al revés: “yo lo/la quiero mucho pero no puedo más, no puedo vivir así”. Y un largo etcétera de frases del mismo estilo que manifiestan el mismo error. En general, la gente “se quiere” o “se quiere mucho” a su manera y, reconozcámoslo, muchas veces no es una manera saludable, e incluso, muchas veces no es amor lo que se profesan. Es por esto que mi consejo de este artículo es: ¡Ama Bien!  Y es que la cuestión clave no es cuánto te quieren sino cómo te quieren. No es cuánto quieres sino cómo quieres. No es la cantidad sino la calidad el factor clave para valorar si el vínculo amoroso es o no saludable. Lo que de verdad importa es la manera en la que se ama.   Amor: pautas para reconocerlo_  Mariano Yela, catedrático de psicología de la Universidad Complutense de Madrid, dijo: “el amor no es necesario para vivir pero sí para que merezca la pena vivir”. Y si has vivido o vives amando sabes el enorme sentido que aporta amar a la vida. Puedes hacerte algunas preguntas para sondear tu relación de pareja:  ¿Te llena su forma de quererte? ¿Te aporta bienestar? ¿Te estimula a vivir o te amarga la existencia? ¿Te aporta un buen vivir psicológico o malvives? Y al revés, ¿sientes que enriqueces a tu pareja? ¿es más feliz estando contigo? ¿facilitas y apoyas que sea auténtico/a y que sea fiel a sus principios y valores? ¿mejoras su vida?  Veamos cómo identificar una relación saludable: Indicadores de una relación saludable_ Un indicador clave para saber si nos encontramos ante una relación saludable es la huella positiva que nos deja. Tener sentimientos de plenitud, de satisfacción, de no querer cambiarte por nadie, de crecimiento personal, de apoyo, de ganas de volver a compartir momentos con la persona amada, son factores que indican una buena salud en la relación. Adams y Jones afirman que las relaciones estables se basan en 5 factores: Amor profundo. Satisfacción mutua. Falta de interés por otra posible pareja. Miedo a la ruptura. Sentimiento de obligación moral con la pareja.  Robert J. Sternberg, con su Teoría Triangular del Amor citó 3 componentes clave para hablar de amor: intimidad, pasión y compromiso.  Intimidad o cariño: es un deseo de acercamiento, de comunicación, y de fuerte interés por el otro, por buscar su felicidad y encontrar la propia en su compañía. Implica buscarse y procurar compartir tiempo en común. Proporciona apoyo emocional mutuo mediante la entrega de uno mismo. Existen 2 diferencias entre el afecto amoroso y el amistoso: por una parte, el amistoso requiere...

Leer más
Ámate, Ama Bien
Feb15

Ámate, Ama Bien

  Con frecuencia confundimos amar con querer o poseer. Sabemos que el amor es un sentimiento, una emoción, pero fundamentalmente, y siguiendo a Viktor Frankl, amar es un verbo, un comportamiento, una decisión que implica acción. Alude a la capacidad de amar y ser amado que es una de las fortalezas que más sentido vital y bienestar nos puede aportar. Por eso, la pauta para aumentar el bienestar que te propongo es: ámate, ama bien.  Para conocer mejor esta fortaleza, sigamos el proceso natural y vayamos reflexionando desde lo fácil a lo difícil, es decir, desde el enamoramiento hasta el amor. Enamórate: la atracción_ El enamoramiento es un estado emocional en el que una persona se siente poderosamente atraída por otra y puede ser de dos tipos: Externo: te enamoras de lo que ves. Interno: te enamoras de cómo es o cómo crees que es. Durante el enamoramiento se dan 3 tipos de cambios en cualquier persona que son: Fisiológicos: activación fisiológica, ansiedad positiva (respiración agitada, palpitaciones, etc.), ligera pérdida de peso, mirada viva, deseo y excitación sexual. Cognitivos: problemas de memoria, resistencia ante el dolor, menos sueño, menos cansancio, menos hambre, menos capacidad de concentración, mayor creatividad y fortalecimiento del sistema inmunológico. Motores: disposición positiva hacia el otro, ganas de agradar, mayor agitación y energía vital. Las características principales del enamoramiento son: Deseo de intimidad y de unión física. Necesidad de reciprocidad. Miedo al rechazo. Activación fisiológica ante la presencia real o imaginaria de la persona que te gusta. Vulnerabilidad psicológica. Sentimientos ambivalentes. Idealización.  Falta de concentración en actividades cotidianas. Sensación de plenitud y alegría vital.  El proceso de enamoramiento suele comenzar con la atracción física hacia otra persona. A continuación el enamoramiento se potencia con la atracción personal y se dispara definitivamente cuando se presenta un conocimiento o sospecha de que existe reciprocidad en la atracción. Además, la atención y el interés amoroso son disparados por 3 elementos: el atractivo, la similaridad y la proximidad. Es decir, nos enamoramos de los que nos parecen guapos, de los que piensan como nosotros y de los que están cerca. En este experimento puedes ver lo que ocurre cuando se dan estos elementos. Algunos lo llaman amor pero todavía no puede serlo pues no existe un auténtico conocimiento de la persona. Estamos ante situaciones de “flechazo” o del mal llamado “amor a primera vista” que es en realidad “enamoramiento a primera vista”.  Enamórate: la intimidad psicológica_ El psicólogo Arthur Aron, profesor de psicología en la Universidad Estatal de Nueva York, conocido por su investigación sobre la intimidad en las relaciones interpersonales y el desarrollo del modelo de auto-expansión de la motivación en las relaciones cercanas, diseñó un cuestionario de 36 preguntas mediante el cual establecer un...

Leer más
Busca el Amor
Dic24

Busca el Amor

Vamos haciendo tareas sin parar durante el paso de los días. Se nos cuela la prisa entre los quehaceres diarios y perdemos calidad en el trato con los demás. Ahora que podemos festejar la Navidad tenemos la oportunidad de disminuir el ritmo cotidiano para volver a mirarnos y mirar a los demás con más profundidad. Si miras con atención, verás el amor No es fácil detectar el amor si te has acostumbrado a él, recuerda los efectos de la “adaptación hedónica” según la cual nos acostumbramos a todo, y a lo bueno también. Tampoco es fácil ver el amor si vives con prisa. Pero si te paras y observas, si mantienes una actitud atenta y comprensiva, si eres capaz de poner atención de manera compasiva, lo verás con claridad. Dice el gran maestro zen Thich Nhat Hanh “El amor solo puede crecer en el suelo de la comprensión”. A veces nos cuesta ver el amor porque nos falta comprensión. Unas veces, detrás de la torpeza de gestos y palabras, detrás del miedo, de las normas, del echarte de menos o del estrés, está el amor. Detrás del “abrígate que hace frío”, o del “¿dónde te metes?”, detrás del “date prisa que no llegues tarde”, o del “tienes que venirte”, o detrás del “estudia un poco más” o del “lleva cuidado con el coche” o detrás del “dame un toque cuando llegues” que quizá te fastidian tanto en el día a día, está el amor. Puede que no sea un amor tan libre o tan saludable como te gustaría. Puede que sea un amor más torpe de lo que deseas, pero ahí está. Lo reconozcas o no, lo rechaces o no, ahí sigue. Es el amor de tus padres, de tus amigos, de las personas para las que eres importante. Es el amor de tu círculo, de tus personas de confianza, de tu piña, tu tribu, tu gente, tu clan. Da igual cómo lo llames. Otras veces el amor se manifiesta de forma silenciosa y solo están los hechos. La ropa doblada sobre la cama, el coche lavado, el plato de comida en la mesa, el dinero para la fiesta en la mochila, la llamada diaria, la recarga en el móvil, los niños bañados, el cuento leído, el whatsapp de buenas noches, el email que no esperas… Son gestos de amor, muchas veces silenciosos pero igualmente presentes, resueltos, hechos. Unas veces en forma de atención, otras en forma de normas. Unas veces regalándote tiempo, otras una vida más cómoda. La mayoría de las veces, haciendo de tu vida, una vida mejor. Sea como sea, mira de nuevo a tu alrededor....

Leer más