"Invierte en todo aquello que un naufragio no pueda arrebatarte"
Proverbio
Busca el Amor
Dic24

Busca el Amor

Vamos haciendo tareas sin parar durante el paso de los días. Se nos cuela la prisa entre los quehaceres diarios y perdemos calidad en el trato con los demás. Ahora que podemos festejar la Navidad tenemos la oportunidad de disminuir el ritmo cotidiano para volver a mirarnos y mirar a los demás con más profundidad. Si miras con atención, verás el amor No es fácil detectar el amor si te has acostumbrado a él, recuerda los efectos de la “adaptación hedónica” según la cual nos acostumbramos a todo, y a lo bueno también. Tampoco es fácil ver el amor si vives con prisa. Pero si te paras y observas, si mantienes una actitud atenta y comprensiva, si eres capaz de poner atención de manera compasiva, lo verás con claridad. Dice el gran maestro zen Thich Nhat Hanh “El amor solo puede crecer en el suelo de la comprensión”. A veces nos cuesta ver el amor porque nos falta comprensión. Unas veces, detrás de la torpeza de gestos y palabras, detrás del miedo, de las normas, del echarte de menos o del estrés, está el amor. Detrás del “abrígate que hace frío”, o del “¿dónde te metes?”, detrás del “date prisa que no llegues tarde”, o del “tienes que venirte”, o detrás del “estudia un poco más” o del “lleva cuidado con el coche” o detrás del “dame un toque cuando llegues” que quizá te fastidian tanto en el día a día, está el amor. Puede que no sea un amor tan libre o tan saludable como te gustaría. Puede que sea un amor más torpe de lo que deseas, pero ahí está. Lo reconozcas o no, lo rechaces o no, ahí sigue. Es el amor de tus padres, de tus amigos, de las personas para las que eres importante. Es el amor de tu círculo, de tus personas de confianza, de tu piña, tu tribu, tu gente, tu clan. Da igual cómo lo llames. Otras veces el amor se manifiesta de forma silenciosa y solo están los hechos. La ropa doblada sobre la cama, el coche lavado, el plato de comida en la mesa, el dinero para la fiesta en la mochila, la llamada diaria, la recarga en el móvil, los niños bañados, el cuento leído, el whatsapp de buenas noches, el email que no esperas… Son gestos de amor, muchas veces silenciosos pero igualmente presentes, resueltos, hechos. Unas veces en forma de atención, otras en forma de normas. Unas veces regalándote tiempo, otras una vida más cómoda. La mayoría de las veces, haciendo de tu vida, una vida mejor. Sea como sea, mira de nuevo a tu alrededor....

Leer más
Gratitud para ser más Feliz
Jun09

Gratitud para ser más Feliz

Sonja Lyubomirsky, profesora de psicología de la Universidad de California, EEUU, y uno de los grandes referentes internacionales en el estudio de la felicidad, nos propone practicar la gratitud para así transformar en positivo nuestra forma de pensar sobre nuestra vida. Practicar la gratitud supone centrarnos en el presente, en apreciar nuestra vida como es, aquí y ahora. Es mucho más que decir “gracias”. Las últimas investigaciones han comenzado a mostrar sus múltiples ventajas: En estudios correlacionales. La gratitud se da a la vez que otras variables. Las personas que suelen estar agradecidas son relativamente más felices, tienen más energía, se sienten más optimistas y satisfechas con la vida, y dicen que experimentan emociones positivas con mayor frecuencia. Tienden a ser más amables y a manifestar más empatía, a ser más espirituales y religiosas, más indulgentes y menos materialistas que las que están menos predispuestas a la gratitud. Cuanta más predisposición a la gratitud tenga una persona menos probabilidades tendrá de estar deprimida o preocupada, de sentirse sola, envidiosa o neurótica. También muestran que mejora su salud diciendo que habían padecido menos síntomas físicos como dolores de cabeza, acné, tos o náuseas y dedicaron más tiempo a hacer ejercicio, tras mostrar gratitud. En estudios causales. La gratitud causa otras variables. Los días que las personas se esfuerzan por expresar gratitud experimentan más emociones positivas o sentimientos de interés, entusiasmo, alegría y orgullo, y es más probable que digan que han ayudado a alguien, que se sientan conectados con los demás y hasta que duerman bien durante más horas. Se ha demostrado que la gratitud mejora la salud mental y física. Aquellos participantes que dieron las gracias por lo que tenían con regularidad llegaron a ser más felices y manifestaron mayores incrementos en su nivel de felicidad entre antes y después de la intervención psicológica. Ahora bien, los resultados fueron más altos en los que manifestaron gratitud una vez por semana frente a los que debieron hacerlo 3 veces por semana, parece que a los primeros les sigue pareciendo una novedad la actividad y le siguen encontrando sentido a lo largo del tiempo. La investigación científica llega a una conclusión clara: serías más feliz si cultivaras una actitud de agradecimiento.  Sonja Lyubomirsky nos habla de 8 maneras en que la gratitud aumenta la felicidad: Pensar con gratitud ayuda a saborear las experiencias positivas de la vida. Si dedicamos tiempo a deleitarnos poniendo más atención a lo positivo que hay en nuestra vida aumentará nuestra sensación de placer y bienestar. Expresar gratitud refuerza la autoestima y el amor propio. Si prestas atención a lo que has conseguido en tu vida o a lo que...

Leer más