"Invierte en todo aquello que un naufragio no pueda arrebatarte"
Proverbio
Éxito ante la Adversidad
Nov20

Éxito ante la Adversidad

  La vida no es un camino de rosas. La adversidad forma parte de la experiencia de estar vivo y existen momentos vitales en los que es necesario tolerar el dolor, aceptarlo, e incluso crecer psicológicamente a partir de él. Lo interesante es que tenemos datos, fruto de rigurosas investigaciones, que nos muestran que si bien algunas personas que experimentan situaciones traumáticas llegan a desarrollar trastornos, en la mayoría de los casos esto no es así, y en algunos incluso, son capaces de aprender y beneficiarse de tales experiencias. Comprendiendo el afrontamiento a la adversidad El interés por comprender cómo el ser humano hace frente a la adversidad siempre ha existido. En la actualidad podemos encontrar dos enfoques a la hora de comprender esta experiencia: 1. La aproximación convencional de los modelos patogénicos de la salud que, según Bonanno, 2004, pone el foco de atención en los efectos negativos de dichas experiencias, concretamente en el desarrollo del trastorno por estrés postraumático (TEPT) o sintomatología asociada. Este enfoque considera la reacción patológica como la forma normal de responder a los sucesos traumáticos. Sus defensores llegaron incluso a estigmatizar a las personas que no mostraban estas reacciones negativas asumiendo que en esos casos sufrían de raras y disfuncionales patologías.  Concibe a la persona que sufre una experiencia traumática como una víctima que potencialmente desarrollará una patología. Según Gillham y Seligman, 1999; y Seligman y Csikszentmihalyi, 2000, poniendo el foco de atención en lo negativo se ha desarrollado una “cultura de la victimología” que ha llevado a asumir una visión pesimista de la naturaleza humana con 2 ideas erróneas de partida: El trauma siempre conlleva grave daño. El daño siempre refleja la presencia de trauma. 2. La aproximación más optimista de la psicología positiva, que entiende que la persona es activa y fuerte, y que tiene una capacidad natural de resistir y rehacerse ante la adversidad. Sin negar que esta experiencia es una de las más duras a las que se enfrenta el ser humano, supone una oportunidad para tomar conciencia y reestructurar la forma de entender el mundo, un momento idóneo para construir nuevos sistemas de valores. Así, según Pan y Chan, 2007, hemos pasado de una visión tradicional de la adversidad asociada a la psicopatología, a una nueva visión de la adversidad asociada a la posibilidad de adaptación exitosa. Rompiendo mitos  En el campo de la salud mental, Avia y Vázquez, 1999, destacan que es habitual la presencia de ideas preconcebidas acerca de cómo reaccionan las personas ante determinadas situaciones, basadas generalmente en prejuicios y estereotipos y no en hechos y datos comprobados. Ejemplo de ello es la creencia de que la depresión...

Leer más