"Invierte en todo aquello que un naufragio no pueda arrebatarte"
Proverbio
Elige Optimismo Inteligente
May24

Elige Optimismo Inteligente

Los contratiempos y problemas de la vida son inevitables. Sin embargo, la manera de responder ante ellos deja un espacio a la idiosincrasia y libertad individual, pudiendo reaccionar ante los mismos hechos con respuestas muy diferentes. Te contaré qué datos me llevan a decirte: elige optimismo inteligente. Decía Epicteto de Frigia “No son las cosas que nos suceden las que nos hacen sufrir o nos crean problemas, sino lo que nos decimos o pensamos de ellas”. En efecto, una cosa es el hecho objetivo que ocurre para todos/as y otra es la interpretación subjetiva de ese hecho, que es individual y que está mediatizada por tu historia personal, tu educación, la cultura a la que perteneces, tus gustos, capacidades, miedos, etc. Pero no basamos la Psicología en frases sino en datos contrastados y validados científicamente, como decía Carmelo Vázquez en su conferencia del reciente II Congreso de Psicología Positiva, al que tuve la suerte de asistir. Esta es la diferencia entre ser un científico del comportamiento humano y no serlo, o ser un filósofo, o un poeta. No obstante, los saberes muchas veces se tocan y complementan, y en ocasiones nos servimos de ellos como un medio para llegar a los demás, mientras seguimos aplicando el método hipotético deductivo, las técnicas de modificación de conducta, las teorías, los instrumentos, modelos de trabajo e intervención de mayor eficacia, calidad, utilidad y rigor científico, en favor de la salud y el bienestar de nuestros/as pacientes. Hoy en día, en especial por la crisis económica pero también por la crisis política, laboral, educativa, e incluso de valores personales que venimos atravesando, ser optimista está mal visto por muchos/as catalogando de ingenua, ilusa o utópica a la persona que afronta su vida siéndolo. También hay quienes ven el ser optimista como una virtud y se quedan fascinados ante la capacidad de otros/as de serlo. No obstante, si bien es cierto que actitudes optimistas, unidas a otros factores, han llevado a muchas personas en la actualidad a padecer situaciones de gran gravedad e inestabilidad personal, también lo es que nada tienen que ver con el optimismo inteligente que da título al libro en el que Maria Dolores Avia y Carmelo Vázquez, ambos catedráticos de psicología de la Universidad Complutense de Madrid, lo analizaron y al que me refiero aquí. El adjetivo inteligente le da el sentido que desde la ciencia se ha analizado y que la psicología defiende. Lo que no es Optimismo Inteligente: Ser optimista inteligente no es ver la vida de color de rosa, negando la realidad y pasando a la acción desde la ingenuidad, la irresponsabilidad y la alegría tonta. No consiste en ver el...

Leer más
Conservar la Esperanza
Abr02

Conservar la Esperanza

La esperanza es una de las 24 fortalezas que Martin Seligman y Christopher Peterson incluyen en el VIA, Cuestionario de Fortalezas Personales, dentro de la categoría denominada “Trascendencia”: fortalezas que forjan conexiones con la inmensidad del universo y proveen de significado la vida. La esperanza junto con el optimismo y la proyección en el futuro son fundamentales para vivir con ilusión por el futuro estando dispuestos a luchar por él, a esforzarnos por conseguir lo que está por venir. Las investigaciones revelan que las personas con más esperanza tienen menores índices de depresión y se sienten más satisfechos con su vida, tanto si se trata de jóvenes como de ancianos. También se ha visto que la esperanza nos ayuda a manejar el estrés. Un aspecto especialmente interesante de la esperanza es que se asocia fuertemente con el sentido de la vida, con creer que nuestra vida tiene significado y propósito. También han encontrado que la esperanza influye sobre la recuperación de los enfermos, en casos de personas que han sufrido quemaduras, que tienen artritis, fibromialgia y lesiones de la columna. Parece ser que las personas con mayores niveles de esperanza tienen más capacidad para tolerar el dolor (Rand y Cheavens, 2009). La esperanza tiene efectos similares entre los deportistas pues se ha visto que el nivel de esperanza de los atletas explica más de la mitad de su éxito en la pista. Incluso, en algunos casos, puede jugar un papel más importante que su habilidad natural para ese deporte (Curry, Snyder et al.1997). La esperanza se relaciona con muchos otros aspectos de nuestra vida, entre ellos la salud física y mental. Se ha visto que la gente que tiene altos niveles de esperanza tiende a manejar mejor las enfermedades, porque se informa mejor sobre su problema y se compromete más con el tratamiento y la prevención de éstas (Snyder, Feldman et al. 2000). Además de todos estos datos sabemos que podemos hacer actividades que nos lleven a aumentar nuestro nivel de...

Leer más