"Invierte en todo aquello que un naufragio no pueda arrebatarte"
Proverbio
Slow… Vida con Calidad
Ago20

Slow… Vida con Calidad

  Para decidirte a disfrutar mucho más de lo que verdaderamente importa y supone estar vivo/a, cualquier momento del año es bueno. Pero qué mejor época que el verano, tiempo en el que solemos desacelerar nuestro ritmo habitual de vida, para comenzar a dar pasos hacia una vida con más calidad, más plena, consciente y sostenible. Es todo un reto, sin duda, pero conlleva tantos beneficios que te alegrará saber que, lejos de parecer utópico, haciendo pequeños cambios saludablemente positivos para ti, impulsarás también cambios saludablemente positivos para los demás y para el planeta. PARTIENDO DE LA TEORÍA_ Aspectos a tener en cuenta La definición de salud. Lo dijo la OMS, Organización Mundial de la Salud, en 1948: “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Partiendo de esta definición de salud globalmente aceptada, no es suficiente que no estés enfermo/a para que tengas salud. Debes tener bienestar en todo lo que eres como ser humano: un cuerpo y una mente en relación contigo mismo, con los demás y con lo demás.   La naturaleza del bienestar. La perfección no existe, sin embargo, para favorecer y construir el bienestar debemos tener en cuenta su naturaleza integral. El bienestar reúne varias cualidades. Es intradependiente pues depende de la relación que tengas contigo mismo. Es interdependiente ya que el bienestar individual depende del bienestar grupal y social, influyéndose mútuamente. Es multifactorial pues depende del equilibrio en diversos factores (biológicos, psicológicos, sociales, familiares, económicos, políticos, culturales, etc.). Es multinivel pues es individual y grupal, local y global. Estás tú, pero también tu familia, tu comunidad de vecinos, tu barrio, tu pueblo, tu ciudad, tu país, etc. Por eso, hablar de bienestar individual implica necesariamente hablar de bienestar global. Y también, hablar del bien individual implica hablar del bien común.  El estilo de vida. Cada momento que estás vivo/a “lo” que sientes, piensas y haces, impulsa tu salud y tu bienestar o los frena. Como formas parte de un sistema social, “lo” que comes, vistes, lees, escuchas, etc., está regenerando o destruyendo tu propia salud y la de los demás. Y también es importante el “cómo” lo haces: cómo viajas, cómo tienes sexo, cómo desconectas y ocupas tu tiempo libre, cómo te comunicas, cómo te informas, etc. Con todo ello, estás construyendo o destruyendo tu propio bienestar, pero también el de los demás y el del planeta. Por eso, vivir saludablemente es la clave del bienestar integral.  La consciencia. Para ponernos en marcha y hacer cambios necesitamos darnos cuenta, es decir, necesitamos consciencia individual. Lo que implica que estés vivo/a, las actividades que realizas cada día al levantarte y la manera en que las haces, tu forma de funcionar y relacionarte contigo mismo, con lo demás, con los demás y con el planeta, está provocando consecuencias en la calidad de vida a todos los niveles. Estás promoviendo la...

Leer más
Más Vida Consciente
Jul31

Más Vida Consciente

  Vivimos la mayor parte del tiempo sin darnos cuenta de que vivimos. Los automatismos nos facilitan la vida simplificándola pero nos llevan también a una vida menos consciente, desconectados de nuestro cuerpo, de nuestras emociones, de nosotros mismos e incluso de los demás. Dejamos de escucharnos porque nos falta tiempo y lo postergamos a mañana, al fin de semana, a las vacaciones. Y ese aplazamiento esconde el virus del malestar porque no hay que tomar por costumbre el dejarse para luego. Necesitamos escucharnos, no sólo escuchar a los demás. Necesitamos más vida consciente y menos vida automática, para recuperarnos si nos hemos desatendido, pero también para sacarnos más partido mientras experimentamos el milagro que es vivir. Necesitamos corregir parte de nuestras inercias, llenas de velocidad, de juicios y prejuicios, alguna vez elaborados y, desde entonces, puede que incluso sean años, repetidos, sin cuestionarnos su verdad. Necesitamos más vida llena de nuestra propia presencia, de presente y de vida real. Porque vivir en las equivocaciones es vivir con la mente llena de pasado. Porque vivir en los anhelos es vivir con la mente llena de futuro. Porque cuando la mente y el cuerpo andan conectados regeneramos nuestra propia salud llenos de presente. Estar aquí y ahora es vital para facilitar a nuestro sistema nervioso la vuelta al equilibrio perdido entre obligaciones, preocupaciones y velocidad. Necesitamos más vida presente, inmediata, simple, conectada con nosotros mismos, con nuestra naturaleza más básica, para volver a respirar. Parece fácil o innecesario porque todos respiramos. Sin embargo, respirar con consciencia es un descubrimiento que te impacta, te llena de salud y te devuelve a ti mismo. Pasar de hacer a ser unos minutos al día, es una práctica que nos llena de vitalidad y de plenitud. Según las aportaciones de la Psicología Positiva, podemos alcanzar una vida más consciente practicando: Savoring o Saboreo.  Esta técnica consiste en amplificar los sentidos prestando mayor atención a las sensaciones, “saboreándolas”, de ahí su nombre. Por ejemplo, si estás en la playa, trata de desmenuzar las sensaciones que experimentas (la textura de la arena bajo tus pies, la temperatura del agua, la sensación de la brisa en la piel, el sonido y el aroma del mar, las tonalidades del cielo, etc.). Puedes aplicarlo a cualquier actividad que genere en ti emociones placenteras y positivas. Te sorprenderá darte cuenta de la cantidad de matices que encuentras en actividades cotidianas como tomar una ducha, por ejemplo. Mindfulness. Consiste en la práctica de la atención plena. Es más que una técnica porque puede convertirse en un estilo de vida. Supone un cambio en 7 dimensiones clave como son:  Desactivar el piloto...

Leer más
Una Mente Disciplinada
Ene09

Una Mente Disciplinada

Apaciguar la mente, bajar el ritmo vertiginoso de actividad mental, frenar la inercia de la prisa y de las horas estratégicamente planificadas, puede suponer un reto cuando se vive con estrés de manera continuada, mucho más cuando se ha convertido en nuestro estilo de vida. Date cuenta  Tomar conciencia de la necesidad de abandonar esa rutina de automatismo, de angustia vital, de carrera contrarreloj que te roba y te despersonaliza, puede suponer un gran cambio de vida. Dedicar unos minutos cada día a cuidarte, a recomponerte y reconectar contigo, a frenar y a regalarte un momento de respiro, de liberación, y de inversión en recursos personales tan importantes como son el autocontrol, la autogestión y la autoempatía, fundamentales en la relación con uno mismo y con los demás, nos lleva a valorar como un bien preciado el tener una mente disciplinada. Respeta tu naturaleza Gestionar nuestras emociones y pensamientos requiere práctica y tiempo. Las obligaciones del día, las citas y los quehaceres cotidianos van a seguir existiendo. Pero si eres consciente de que prestándote atención y cuidado puedes mejorar, si tienes en cuenta que para poder afrontar todo lo que tus obligaciones exigen de ti puedes contar con tu mejor yo, si sabes que puedes aprender a calmarte siempre que quieras, empezarás a tener en cuenta tu naturaleza y a vivir SaludableMente. Cuídate  Acallar nuestros pensamientos, disminuir el azogue interno, y tener como aliada una mente disciplinada requiere tiempo y constancia, como cualquier habilidad que queramos disfrutar. Toda una hazaña, teniendo en cuenta el mundo que nos hemos montado, con un sistema que funciona muchas veces contra natura, contra los mismos que lo hemos creado, generando un caldo de cultivo propicio para la gestación de enfermedades y síntomas de malestar tan diversos como dolores de cabeza, presión en el pecho, sensación de vacío o nudo en el estómago, tensiones articulares diversas, insomnio, falta de atención, olvidos, sensación de tristeza, de no estar a la altura, taquicardia, sudoración, mareos, agresividad, irritabilidad, tristeza, frustración, etc. Una hazaña alcanzable a pesar de las dificultades que conlleva siempre que tengas la suficiente motivación. De Hacer a Ser Tomar conciencia de uno mismo, de disfrutar de estar vivo ubicando nuestra mente en el aquí y ahora, siendo conscientes de nuestro cuerpo respirando, observando nuestra existencia inmediata, sólo estando, sólo siendo, como lo hace un árbol, sin pretender nada más que ser, estando centrado en el presente, ocupando nuestra atención en los estímulos que recibimos, sentados cómodamente, contemplando el paisaje, mientras centramos la atención en lo que vemos y oímos, como el video de este enlace, tiene extraordinarios beneficios sobre nuestra salud y bienestar de manera...

Leer más